A todos los chicos: P.D. Todavía te quiero, en Netflix

Netflix estrenó A todos los chicos de los que me enamoré en agosto de 2018. Una película basada en las novelas de Jenny Han con el mismo nombre y que sigue la vida de Lara Jean. Una novela juvenil, cargada de romance, con un divertido toque de humor y una visión muy realista de la adolescencia.

¿Qué esperar de A todos los chicos de los que me enamoré?

Cuando sus cartas de amor secretas llegan inexplicablemente a los cinco chicos de los que se ha enamorado, la apacible vida estudiantil de Lara Jean se pone patas arriba.

Netflix

En esta película es imposible no empatizar con Lara Jean (Lana Condor), una joven de 16 años soñadora y enamoradiza. La historia nos lleva a seguirla en su día a día, junto a sus dos hermanas y su padre. Su apacible vida juvenil pronto se pondrá patas arriba cuando las cinco cartas de amor que escribió y que nunca pensó en mandar, llegan a sus destinatarios.

¿Qué esperar de A todos los chicos: P.D. Todavía te quiero?

Si no habéis visto la primera parte, a partir de aquí puede contener spoilers, así que leed bajo vuestra responsabilidad.

El 12 de febrero de 2020, Netflix ha lanzado la segunda parte a su plataforma de streaming. Aprovechándose, sin ninguna duda, de la proximidad de San Valentín para mostrarnos esta historia cargada de romance.

 Ya es oficial, Lara Jean y Peter son pareja. ¿Qué podría salir mal? Pues que un viejo amor vuelva a entrar en la vida de esta chica tan feliz.

Netflix

Lara Jean y Peter Kavinsky (Noah Centineo) están enamorados. La película empieza con una cita de ambos para afianzar ese precioso romance que se desarrolló en la primera parte (y que nos enamoró sin remedio). Sin embargo, pese a lo bien que va todo, pronto deja de ir. Lara Jean recibe una respuesta de John Ambrosse (Jordan Fisher) a otra de sus cartas. Y, pese a que su romance con Peter va viento en popa, no puede evitar volver a pensar en John Ambrosse, un amor de niñez.

Mi opinión sobre A todos los chicos: P.D. Todavía te quiero

Lo primero que quiero dejar claro, es que ambas películas me han gustado mucho. Vi la primera parte con curiosidad, sin conocer los libros (aún no he tenido la oportunidad de leerlos) y me enamoró. Aun así, creo que a la segunda parte le falla algo. Dejadme explicarme. De nuevo hay spoilers a partir de aquí.

Imagen de los actores durmiendo que acabó sirviendo de fondo de pantalla para Lara Jean en la película.
Imagen de los actores durmiendo que acabó sirviendo de fondo de pantalla para Lara Jean en la película

En la primera película el romance de Peter y Lara Jean se desarrolla casi sin querer, mientras ella trata de fingir que no está enamorada del exnovio de su hermana, Josh Sanderson (Israel Broussard). No hay prisa, ni está forzado. Peter tiene a Genevieve (Emilija Baranac) su novia, que le deja y a la que quiere dar celos con Lara Jean. Y ambos se usan mutuamente para sus propios fines, mientras se van enamorando. Una comedia adolescente divertida, desenfadada y romántica.

Lo que el romance se llevó

Pues bien, para mí, en la segunda parte se cargan un poco este romance, de alguna manera. La película empieza donde acabó la anterior. Lara Jean y Peter Kavinsky salen juntos y se quieren mucho. Sin embargo, los celos que Lara Jean sienten por la exnovia de Peter salen a flote muy rápido (lo cuál no está mal, la inseguridad de la protagonista era un rasgo importante en ella). Y, cuando llega la respuesta de John Ambrosse todo se tambalea, demasiado rápido.

Lara Jean y John Ambrosse
Lara Jean y John Ambrosse

Quizá es porque no me he leído los libros y allí lo expliquen mejor, pero también me chirrió un poco que John Ambrosse y ella acabasen en el mismo voluntariado. Se supone que no se han visto en años porque él se mudó… ¿Y están en la misma actividad extraescolar? ¿Tan cerca vive como para poder ir al mismo centro? ¿O es que ha vuelto? Entonces ¿por qué su carta es la que más tardó en llegar? ¿Por qué no se habían visto antes? ¿Por qué no fue a ver a Lara Jean personalmente cuando le llegó la carta? ¿Y dónde le llegó la carta? Se supone que Lara Jean la escribió de niña. ¿Puso la dirección a la que iba a mudarse? ¿Sigue lejos entonces? ¿Le compensa ir cada día al voluntariado desde donde sea que vive? Demasiadas preguntas sin respuesta para justificar que de pronto tengan que «convivir».

El triángulo John Ambrosse, Lara Jean y Peter Kavinsky que no llega a funcionar

Y desde que John Ambrosse llega, perfecto a ojos de Lara Jean, que ni se atreve a decir que sale con Peter Kavinsky (el supuesto amor de su vida), todo va torciéndose. Esto lo entiendo, la adolescencia es un momento difícil y que vuelva a tu vida alguien a quién quisiste, puede hacer tambalear tus sentimientos.

Tampoco me cuadra del todo que todos fuesen amigos de la infancia, populares y no. ¿Es que no hay más gente en ese colegio? Esto seguro que lo explican en el libro mejor.

Lo que no entiendo es que, desde que John envía la carta, parece que se dedican a demonizar a Peter, que era un amor en la película anterior (con una criticable relación demasiado cercana con su ex, pero demostrando que quería a Lara Jean siempre). En esta película, parece que todo lo que hace está mal y molesta a Lara Jean: todas las chicas se fijan en él, se come el último pedazo de pizza…

Lara Jean y Peter Kavinsky en a todos los chicos: P.D. Te quiero.
Lara Jean y Peter Kavinsky.

El objetivo de esta crítica a Peter, supongo que es la intención de llevarnos a pensar que John Ambrosse será el chico elegido por Lara Jean. Por eso, para mí, el final fue insatisfactorio de cierta forma. Por supuesto quería que Lara Jean acabase con Peter, porque es genial, pero si tanto te molesta, quizá no sea para ti. Se han esforzado tanto en que la protagonista vea las cosas malas de su novio (hasta llegar a romper con él) que chirría que luego las obvie todas porque, simplemente, sigue gustándole más que John.

La relación con Genevieve

Me encantó, eso sí, el momento casa en el árbol con la mejor amiga de la infancia de Lara Jean. Entender por qué Peter no puede sacarla de su vida y la reconciliación con Lara Jean creo que es un paso importante hacia la madurez de ambas. ¡Ya está bien de ser nuestras propias enemigas!

Escena de la primera película de A todos los chicos.
Genevieve y Peter

¿Por qué estos problemas y cuál hubiera sido una posible solución?

Quizá estos problemas surjan de hacer una bilogía (trilogía, en realidad, pero parece que el arco de las cartas ya estará cerrado más o menos) de una historia que no da para ello. Me quejo cuando un libro no tiene final y lo dividen en dos, pero quizá hubiera sido el caso de este.

Es decir, si en su momento (en A todos los chicos de los que me enamoré) hubiera dudado entre ambos, sin llegar a salir con ninguno, mezclando los dos romances y al final de la segunda película (A todos los chicos: P.D. Todavía te quiero) hubiera elegido a uno de los dos, la sensación de demonización contra Kavinsky no sería tan fuerte, seguramente.

No me gustan las películas que no acaban y que dividen en dos de esa forma, (ni tampoco los libros), pero creo que, en este caso, hubiera sido mucho mejor hacerlo de esa forma.

En resumen:

Es una película genial para ver una tarde de esas de manta, sofá y palomitas. Es divertida y desenfadada. En mi opinión, un poco menos romántica que la primera, pero porque se desarrolla con un romance que no lleva a ningún lado. Aun así, Peter Kavinsky sigue siendo un amor, incluso desde el banquillo o la competencia, y siempre merece la pena ver a Noah Centineo regalándonos un romance perfecto.

Vuestra opinión

¿Habéis visto estas dos películas de Netflix? ¿Qué opinais? ¡Hacedmelo saber en los comentarios!

También han estrenado ya Aves de presa, película de la que hablamos en otro post. No he tenido la oportunidad de verla aún. ¿Qué os ha parecido?

Imagenes: Netflix

¡Dale a like si te ha gustado y déjanos tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial