Tres semanas serán suficientes, de Hugo Sanz

¿Quién es Hugo Sanz?

Prolífico escritor de romance y de histórica, que en tres meses ha publicado ocho novelas. Poco más puedo contar de este escritor, porque no tiene descripción ni en Amazon, ni en Goodreads.

Novelas de Hugo Sanz en Amazon
Novelas de Hugo Sanz

¿De qué va Tres semanas serán suficientes?

La vida de Leo se pone patas arriba cuando Ainhoa, su pareja, le confiesa que está enamorada de otro hombre. Es entonces cuando toma conciencia de que su relación sentimental, que parecía muy estable, no ha sido más que una farsa.
Al mudarse a su nueva casa contrata a Mafalda, una joven y divertidísima asistenta que, desde el primer momento que pone los pies en ella, toma las riendas de todo lo concerniente a las labores domésticas, pero también irrumpe con fuerza en el corazón de Leo.
Pertenecientes a mundos muy distintos, ¿lograrán ambos demostrar que el amor no entiende de barreras?

Amazon

Mi opinión sobre la novela:

Sinceramente, no he conseguido pasar del 40%. De hecho, tuve que forzarme mucho para avanzar después del primer capítulo y poder valorar la novela de Hugo Sanz con un poco más de autoridad. No me gusta dejar libros a medias y es algo que rara vez hago. Esta vez, el esfuerzo era continuar una página más.

Extracto de la novela de Hugo Sanz.
La prota llega dando órdenes al JEFE

A continuación, una lista de lo peor de la novela de Hugo Sanz (al menos hasta dónde he llegado):

  • Los guiones están mal puestos y los verbos no dicendi brillan por su falta de mayúsculas. No hace diferenciación y no pone puntos donde corresponden en los diálogos. En ocasiones incluso mezcla lo que dice un personaje y otro, o salta de línea cuando no corresponde o no indica quién habla y tienes que adivinarlo por el contexto. Arriba podéis ver como NO poner los guiones.
  • Ojalá la única mala ortografía fuera en los diálogos. Se nota que no le ha dado ni un repaso tras escribirlo, quizá por las prisas por publicar. Aquí un ejemplo: (Señalado solo lo más obvio, pero repeticiones de palabras y muchos más fallos, hay a patadas)
Hugo Sanz tampoco consiguió llegar al 40% en su novela.
Hugo Sanz tampoco consiguió llegar al 40% en su novela, a juzgar por la falta de corrección
  • Narración caótica. Es imposible saber si el personaje está en su casa, en la calle, corriendo o comprando. Va de un sitio a otro sin descripciones ni transiciones.
  • Todos los personajes son la mar de graciosos. Porque te lo dice el narrador, no porque se intuya por sus conversaciones, que en general ni tienen gracia ni importancia. Pero ¡qué arte tienen todas!
  • Criminaliza demasiado a la exnovia por dejarle. ¡El amor se acaba, Leo! Y si tu forma de comportarte es esa con una persona a la que quieres, no me extraña que te haya dejado. Durante todo el libro (o el 40% que he conseguido leer) deja claro que la pobre ex es una lagarta y él un santo. Hasta el punto de que el primo de ella defiende esta idea. ¿No serás un poco machista, querido? La forma en la que el protagonista está más cabreado que dolido por la ruptura me hace no poder empatizar con él, de ninguna manera. De hecho, yo le habría dejado también. Pobre protagonista femenina, sea quién sea.
  • Y esto va con el punto anterior. Si no fuera por la sinopsis, no te quedaría claro quién es el siguiente gran amor del prota. Puede ser la chacha, la amiga de copas o la del super. ¡Quizá todas sean la misma! Ya que todas las chicas de la historia hablan igual, se expresan igual y desatan las mismas emociones en el protagonista. ¿Qué más da con quién acabe? Cero interés por mi parte.
  • Permíteme que insista: una y otra vez dice lo graciosos que son los personajes, pero no se ve esa gracia nunca durante sus interacciones. Pero nunca, ¿eh? Ni una triste sonrisa por mi parte, y yo me río literalmente con todo. Sin embargo, cualquier chascarrillo hace desternillarse al protagonista, que se empeña en contarte, una y otra vez, lo graciosos que son los personajes con los que interactúa. ¡Y todos son muy jocosos, oye! Ni uno soso, aunque se esfuerzan tanto que a mí me producen ternura. De hecho, no solo las féminas son calcos, también ellos. Seguro que coges otra de las novelas de Hugo Sanz y los personajes siguen siendo intercambiables.
  • No veo ningún tipo de feeling entre el protagonista y la chica. Salvo que una mañana se despierta y decide que le gusta, pero ojo, que también le gusta la amiga de copas, así que nada importante. Ya dejará de picarle…
  • Ninguna conversación es relevante. En serio, ninguna. No hablan de nada importante nunca. Que también es agotador cuando todas las conversaciones son vitales, pero yo qué sé, de vez en cuando, habla de la bolsa o del coronavirus.
  • La trama avanza por fuerza centrífuga, vamos, porque los días pasan, no porque pase nada en la novela. ¡Porque no pasa nada!
  • Y luego un día, simplemente el odio que siente hacia su exnovia desaparece para darse cuenta de que ha sido lo mejor que le ha pasado… ¿Cuánto tarda ese día en llegar? Aproximadamente una semana. Quizá era para haberte dado cuenta mientras estabas con ella, pero no importa, Leo es el Usain Bolt de los sentimientos, pasa de uno a otro batiendo records mundiales.

En fin, hasta aquí ha llegado el 40% del libro. Podría seguir, pero creo que sería incidir en lo mismo y no vale la pena.

Lo mejor del libro: Su brevedad. Y la de expresiones andaluzas que puedes aprender, illo, cabesa.

Mi valoración de Tres semanas serán suficientes, de Hugo Sanz:

Mi valoración

¡Sí quieres leer otra cosa más entretenida en el unlimted, mira mis otras reseñas!

¡Compra aquí mis libros!
¡Dale a like si te ha gustado y déjanos tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial